Which console is best? / ¿Qué consola es la mejor?

4 de abril de 2011

El panorama de la J-music en Costa Rica


Bueno gente, a modo introductorio, debo decirles que soy absolutamente nuevo en esto de la música hecha en Japon. Me era unicamente familiar hasta hace un tiempo las piezas que me llegaban de los animes mas difundidos en Costa Rica (al menos los que pasan en canales nacionales para público no necesariamente otaku). Lo anterior hizo que yo encasillara la J-music en servilismos comerciales y meramente ilustrativos a los animes. Ni siquiera tomaba en serio las producciones para anime, no les prestaba atención. Por supuesto que también hay una barrera idiomatica que impide para la mayoría tener una apreciación al 100% de este género, y este fue mi caso.

Soy estudiante de musica desde hace ya bastante tiempo y como en todo campo, víctimas de la globalización, los aspirantes a profesionales caemos en un mar inmenso de conocimiento, pero de un centímetro de profundidad. Por esto los musicos tendemos a ignorar ciertas pequeñas ramificaciones que se han ido produciendo historicamente. Esas ramas han crecido y han dejado frutos inmensos.

Cuando por primera vez me tope con una canción japonesa contemporanea, me di cuenta de que estaba escrita sobre un lenguaje demasiado conocido para mi, aunque venia de lejísimos. Escalas pentantónicas, de blues, armonía tipica del rock convencional americano, modalismos de Jazz, métricas y ritmos que perfectamente podríamos asegurar que estan hechos en América. Lo que si llamo mi atención, fue el grado de elaboración y detalle con el que producen la música en Japón, cosa que en el ambito occidental hemos perdido.

Tambien me encontre un "sonido", un "algo" inconfundible que tienen todas y cada una de las producciones que he escuchado. Hasta la fecha no se exactamente de que se trata. Se que en oriente, el sonido de la composición pentatónica sigue estando fuertemente ligado a toda la música, y que eso cala en lo mas profundo de cada compás hecho por los compositores nipones.

Pero hay algo mas, ligado al ser japonés directamente. Es ese misticismo que hace que se levanten imperios de cenizas, y que este país que tanto admiramos sea lo que es. La música japonesa simplemente esta enrriqueciendo al mundo a pesar de recoger todas las influencias que anteriormente mencione.

A este punto al que estoy llegando, es al que le falta llegar a la mayoría de costarricenses. Nadie (me incluyo) se detiene a escuchar detenidamente de qué se trata la J-music, alias música "china", o en su defecto, de que se trata el arte del Cosplay "vestirse de personaje de fabula china". La misma ignorancia que mostramos hacia nuestro propio folclor, lo reflejamos al ignorar todo el enorme bagaje que tienen los creadores en Japón.

Otro factor que nos repele y se relaciona directamente con el síntoma de la ignorancia, es el nivel mostrado por las pocas bandas que se dedican a interpretar este género. Hay un descuido por parte de las agrupaciones en cuanto a la calidad interpretativa. Debemos saber que si la música es de mucha calidad, hay que tener perfeccionismo a la hora de preparar las presentaciones.

La J-music es un mucho más que acordes de quinta abierta o power chords con distorción, una batería muy sonora, y mucho volumen. Esto es desgraciadamente lo que a mucha gente le queda de los conciertos en los festivales para Otakus.

Por mi parte estoy comprometido por la causa desde diciembre, cuando conocí a mis amigos de Tamashii no Melody. Encontre en la banda gran talento y muchísimo entusiasmo, cosa que se desea en cualquier grupo nacional. El trabajo y la disciplina se ha hecho presente en cada uno de los miembros del grupo y ensayo con ensayo hemos ido decifrando más este maravilloso hecho musical que conocemos como J-music.

Por desgracia hay momentos en los que incluso nos da pena expresar que nos dedicamos en alguna medida a la musica japonesa, debido al mal concepto que se ha creado alrededor de ella, cosa que no debería suceder más; es todo lo contrario. Quien se acerque y se entere de que se trata todo esto, sabra que es un arte, y que realmente posee una riqueza casi infinita.

Espero haber coincidido con ustedes en mis percepciones, y que podamos compartir criterios al respecto.
Con esto me despido por el momento.
Pura vida!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo posee algo completamente heterogéneo al folclor del que se refiere, tanta riqueza, si en principio es música para otro mercado? Es curioso, pero dejando de lado la barrera del leguaje, parece ser entonces que la música responde únicamente a conceptos que se alejan por completo de su uso masificador o incluso, de su uso comercial. Tal vez lo que se deja de lado, principalmente, es eso: se trata de un negocio, y como negocio, tiene que ser atractivo. ¿Cómo es atractivo un negocio en un país foráneo como Costa Rica? ¿Cómo se puede entender la llamada j-music en nuestro contexto? ¿Cómo es que la entienden los músicos y no los simples mortales que se dedican a balbucear las letras de las canciones, sin comprender siquiera qué dicen? ¿O será acaso que nos encontramos en una época donde el eclecticismo es el paradigma sobre el cual se fundamententan los criterios estilísticos, propios de un arte, como podría llegar a ser en algún momento la música? O tal vez se podría partir desde el principio con la siguiente pregunta: ¿se puede reflexionar seriamente alrededor de la j-music? Solo traigo a colación algo que leí en cubadebate.cu, y es sobre el oscar que se ganó Natalie Portman en "Black swan": la doble, que ejecutó el repertorio artístico de toda la película, denunció que fue víctima de una campaña para encubrir cómo se hizo la película... ¿Cómo puede algo tan delicado, lleno de trabajo y esfuerzo como el ballet, formar parte de la parafernalia de Hollywood? ¿No es acaso prostituir el arte? No deja de ser cierto eso que dice el autor, de que la ignorancia demostrada al folclor se refleja de la misma manera hacia el bagaje de los creadores en Japón, aunque paradógicamente, la j-music quizá no forme parte del folclor japonés...

Dino dijo...

Bueno "Anónimo" (es una lástima que con tal manera de pensar y expresarse, no desee hacer pública su identidad, quizá porque le apena que la gente sepa quien es usted) me parece bastante interesante su manera de ver las cosas... aun asi, siento que es desde un punto muy poco comprensivo con lo que el autor intenta transmitir a decir verdad. Supongo que usted es ajeno al lenguaje musical, es decir, no sabe mucho de música, en lo que a teoría, tiempos, melodía, composición e interpretación se refiere. Creo que el autor de este tema, Joaquin Campos, todo un maestro en su instrumento y actual estudiante de música (para quienes interpretamos un instrumento el estudio de la música no termina nunca xD) creo que quiere denotar que realmente la música elaborada en Japón es increíblemente compleja, con melodías y composiciones que se entrelazan y mezclan de una manera muy peculiar, que a veces no vemos en occidente.

También tomaría en cuenta lo que alguien que le gusta la cultura siente al escuchar sus canciones favoritas, ya sea por la música en si, o simplemente porque le recuerda la serie que tanto le gusta. Creo que en referencia, se está llamando la atención a quienes interpretamos "covers" de éste género, dado a que muchos en ciertos casos no se toman en serio el nivel de profesionalismo que se busca alcanzar, o por lo menos debería ser alcanzado por nosotros.
Respeto su comentario y su opinión, son puntos diferentes de ver las cosas.
Pero por lo que veo, ¿está usted en una negación al hecho de que la J-Music pertenece al folclor japonés, e incluso, que al ser otro mercado ajeno al de occidente, ya pierde su valor musical? Lo pongo en signos de pregunta, porque no puedo asumir o suponer su posición. A mi parecer... eso delatan sus palabras. Pero se lo dejo como derecho a la respuesta por supuesto.
Le agradezco su comentario señor Anónimo, la verdad es que para crear este tipo de conversaciones realmente se generan muchas ideas para mejorar lo que se quiere hacer a futuro, y tambien para expresarnos libremente. Lo invito a expresarse bajo una persona con nombre, haga uso de su derecho de que sepan que sus ideas son compartidas o negadas por otros igual que ud.
Aca Dino (Jorge Arroyo) despidiendose! cualquier otro comentario es bienvenido!! Que opinan uds de todo esto que se menciona en el post? seria interesante saberlo!!

Pepe Campos dijo...

@Anonimo: Coincido con Dino, lastima que no dejara su nombre. Me parece bueno su punto. La musica hecha en cualquier lugar del mundo pasa a ser siempre parte de su haber, aunque no sea folclor como usted asume (cosa que yo no hice). Mi punto es que aqui llega la llamada J-music, y no es interpretada de la forma mas correcta por las bandas de Costa Rica, porque realmente no se le esta dando la importancia ni el valor. Prostituir el arte seria mas bien hacer cualquier mamarracho, con musica tan bien elaborada (sea folclor o no). Sin embargo, me agrada su comentario, y se le agradece por prestar atencion.

Anónimo dijo...

Estás en lo correcto Jorge, dejo planteada la idea de que la acá llamada 'j-music' no forma parte del folclor japonés, y tiene usted razón, no sé nada de música, aunque igualmente, no hay que saber de música para tener un criterio, especialmente cuando no formamos parte de esa cultura a la cuál nos referimos. ¿Que mi criterio no es de experto? No, eso lo dejé claro en mi intervención. Pero, igualmente estarían cometiendo ustedes una falacia de autoridad al sustentar como de importancia valedera el hecho de que aquí se replique ese tipo de música, por su -en palabras de Pepe- riqueza y calidad... No quiero que les duela el hígado, pero, se olvidan ustedes de que muchos de los que no han sido nombrados aquí (entiéndase: aquellas personas que escuchan j-music o a las que este tipo de música les recuerda sus series favoritas y esas chorradas) tampoco son músicos expertos, y aún así le dan cierta importancia a este fenómeno de oriente... ¿entonces? ¿en qué quedamos? En que se trata de un fenómeno de masas... Tal vez sea "folclor importado", o no sé, pero como fenómeno cultural me parece sumamente interesante que un montón de gente que no sabe ni entiende japonés, terminen repitiendo como loros lo que escuchan, sin trascender siquiera en su significado... Tal vez aquí falta otro criterio, que no sea el de un músico, o una pregunta técnica: ¿cómo se puede tener un criterio crítico frente a algo que resulta completamente ajeno para el oído castellano? Les dejo planteada la pregunta...